Reducir los costos de atención médica

Los costos de atención médica pueden ser extremadamente difíciles para sus finanzas. No solo tienen el costo regular del seguro, sino que un solo viaje a la sala de emergencias puede desviar fácilmente sus finanzas del camino normal. Con más de $ 2 billones gastados en atención médica cada año en los EE. UU., y con los costos de atención médica que han aumentado un 113% desde el 2001, no es de extrañar que los costos médicos causen tantos problemas para muchas personas. De hecho, un informe publicado en 2012, muestra que aproximadamente el 50% de todos los casos de bancarrota personal se deben a gastos médicos.

Sin embargo, con la estrategia correcta para la administración del dinero, puede asegurarse de no gastar más de lo necesario para mantenerse sano, tanto usted como su familia. Si los costos de atención médica regular y los gastos médicos inesperados están causando problemas para sus finanzas, llámenos al . Podemos ofrecerle recursos para ayudarlo a obtener el máximo provecho de sus gastos de atención médica, así como recomendaciones sobre cómo afrontar financieramente una crisis de atención médica y pagar las costosas facturas de las Salas de Emergencias.

Consejo # 1: La prevención cuesta menos para el cuidado

Una de las maneras más fáciles de reducir sus costos de atención médica es simplemente evitar enfermarse en primer lugar. Vivir un estilo de vida saludable no solo aumenta sus expectativas de vida, sino que también disminuye la cantidad de dinero que necesitará para cubrir sus costos de atención médica. Tenga en cuenta que el 70% de los costos anuales de atención médica están asociados con enfermedades, y enfermedades que podrían haberse prevenido.

Considere estos consejos preventivos de salud para ahorrar dinero:

  • Coma sano. Usted sabe que una manzana al día mantiene alejado al médico; también mantiene su factura fuera de su buzón de correo. Un estudio de los beneficiarios de Medicare mostró que las personas con la mayor ingesta de frutas y verduras ahorraron $ 3,000 en sus gastos anuales de atención médica.
  • Mantener un peso saludable. Los estudios demuestran que las personas que enfrentan problemas de obesidad gastan, en promedio, aproximadamente $ 1,500 más anualmente en atención médica que aquellos que mantienen un buen peso para su tamaño.
  • Sueño profundo. Los americanos gastan $ 150 mil millones anuales en costos de atención médica relacionados con el estrés causado por la privación del sueño y los trastornos del sueño. Mantener un horario regular y asegurarse de dormir bien cada noche puede ayudarlo a mantenerse alejado de la consulta al médico.
  • Cuídese. Gastar un poco de dinero para garantizar la seguridad puede ser de gran ayuda para evitar un desastre. Desde abrocharse el cinturón en el automóvil y usar el equipo adecuado en una bicicleta o monopatín para reducir drásticamente su riesgo y costo en caso de accidente, hasta asegurarse de tener detectores de humo y extintores en su casa, las medidas de seguridad económicas pueden ahorrarle grandes sumas en el largo plazo.
  • Pierda algunos vicios. Desde fumar cigarrillos o beber más de lo que debería cada noche, hasta provocarse una úlcera por el exceso de cafeína. Todos esos placeres culpables le están costando mucho. No solo tiene los gastos incurridos por complacerse, también tiene costos médicos estadísticamente más altos.

Consejo # 2: Controle sus costos de seguro

Tener el seguro de salud adecuado le garantiza que no esté pagando demasiados gastos de su bolsillo cuando surgen problemas de salud. Sin embargo, a partir de 2012, el 28% de las familias de ingresos medios informan que tienen problemas para pagar el seguro de salud. Si bien el seguro de salud puede ser un gran gasto mensual, le ayuda a evitar dificultades financieras incluso mayores si no está cubierto cuando ocurre un problema.

Estos son algunos consejos que pueden ayudarle a reducir los costos de su seguro de salud, así como los gastos de su bolsillo causados ​​por no tener el seguro adecuado:

  • Sepa lo que está cubierto en su póliza. A menudo las personas se meten en problemas con los costos de atención médica porque pensaban que algo estaba cubierto cuando no lo estaba, o no esperaban un deducible tan alto. Lea cuidadosamente su póliza de seguro de salud para asegurarse de saber exactamente lo que pagará y lo que estará cubierto, antes de tener que utilizarlo.
  • Compare regularmente. Particularmente con la política de atención médica en constante cambio en los EE. UU., es posible que pueda encontrar un plan que cubra lo que necesita por menos dinero. Investigue en línea para comparar la cobertura, hable con amigos y familiares para ver qué tipo de seguro tienen, e incluso comuníquese con la Cámara de Comercio local para ver si tiene un Comité de Seguro de Salud local que pueda proporcionarle más información y referencias de la compañía.
  • Elija un plan que cubra lo que necesita. Muchos consumidores eligen un plan de punto de venta más caro, porque suponen que les brinda más y/o mejores opciones para los servicios de salud. Sin embargo, si todos sus médicos están dentro de la red, ¿por qué pagar más por una opción para salir de la red? Puede ahorrar mucho dinero con la Organización de Mantenimiento de Salud (HMO, por sus siglas en inglés) correcta. Además, asegúrese de que su plan cubra lo que necesita en cuanto a costos de medicamentos recetados.
  • Considere las cuentas de gastos/ahorros médicos. Una FSA, (por sus siglas en inglés) es una cuenta de gastos flexible en la que puede inscribirse cada año a través de su empleador. Usted separa los ingresos antes de impuestos en la cuenta y puede usarlos para pagar deducibles y cubrir los costos de los medicamentos recetados. Una MSA (por sus siglas en inglés) es una cuenta de ahorro médica, de alguna manera, como una IRA médica (el IRA, por sus siglas en inglés, está referido a Cuentas Individuales de Ahorro para la Jubilación), que le permite contribuir con dinero que se puede destinar a gastos médicos; los ahorros son deducibles de impuestos, las ganancias son diferidas de impuestos y los retiros son libres de impuestos.

Consejo # 3: Reducir los costos en el consultorio del doctor

Cuando se trata de la consulta al médico, asegúrese de obtener la atención adecuada para su condición. Si no necesita un especialista, entonces no hay razón para pagarlo. De hecho, una de las formas más fáciles de reducir los costos de atención médica es establecer primero una relación con un buen médico general o un médico de familia, y solo acudir a un especialista cuando ese médico primario lo derive.

Consejo # 4: No pagar de más en la medicina

El último medicamento más importante a menudo es el más caro y, en algunos casos, ni siquiera se demuestra que sea tan eficaz como el medicamento que ha estado en el mercado durante años. Si el costo de su receta le parece demasiado alto, pregunte a su médico sobre medicamentos alternativos o genéricos. A menudo puede pagar centavos por pastilla, en lugar de dólares.

Consejo # 5: Qué hacer en el hospital

Si tiene una emergencia y necesita atención médica de inmediato, considere visitar una clínica de emergencia en lugar de una Sala de Emergencias (ER, por sus siglas en inglés) para cualquier emergencia médica menor. El costo de una clínica de emergencia menor, a menudo es mucho más bajo que una Sala de Emergencias (Emergency Rooms), por lo que es una buena alternativa para reducir costos si no necesita una ER de servicio completo.

Además, siempre revise sus facturas médicas cuidadosamente. La Oficina de Contabilidad General de EE. UU. Estima que del 75% al 95% de todas las facturas del hospital contienen errores y Equifax indica que el consumidor medio paga en exceso por los servicios de salud, un estimado de unos $1,300. Como tal, es importante asegurarse de que está pagando por los servicios y el tratamiento que recibió en realidad.